El Socialismo tildó de “neoliberal” a la ordenanza que regula a los remises

La ordenanza sancionada por el Concejo Deliberante, provocó protestas frente al municipio y repercusiones en el ámbito político

Una de las fuerzas minoritarias locales se refirió a la problemática de los remiseros. Aseguraron que la norma “favorece a la concentración económica de algunos empresario y perjudica a los trabajadores”. Le enviaron una carta al Intendente.

 

Mónica Farabello

La nueva ordenanza sancionada en abril de este año, causó malestar en un grupo de remiseros que se vieron afectados por dos artículos de la ordenanza. Los mismos hacen referencia a la necesidad de renovar los vehículos según su modelo, por lo que a principios de junio, más de 60 automóviles hubiesen quedado fuera de servicio.

Finalmente, el municipio otorgó dos prórrogas de unos días, hasta que el Concejo Deliberante definió suspender transitoriamente los artículos 41 y 42 de la ordenanza por 180 días, dejando por el momento sin efecto la medida de la renovación de los autos.

Por su parte, el Partido Socialista se dirigió al Intendente y a los concejales mediante una carta entregada el viernes pasado con una serie de puntos para ser analizados. Según manifestó uno de los referentes del socialismo, Oscar Marchionda a elDía, “no hemos tenido ninguna respuesta a nuestra nota, pero vamos a seguir esperando”.

En la nota entregada en el municipio, el Partido Socialista plantea que es “un conflicto complejo, ya que todas las partes tienen una postura razonable. Los propietarios de remis deben defender su derecho a trabajar y es esperable que el muncipio plantee mejoras para beneficiar a los usuarios”.

 

Cuál es el impacto económico

“Las reglamentaciones planteadas hasta ahora, han subestimado el impacto económico y social de esta población. Hay más de mil remiseros en la ciudad”, expresan en la carta enviada al intendente, Juan José Bahillo, y los concejales.

Y amplían: “su impacto económico y social equivale al de los trabajadores del Parque Industrial”, continúan explicando que con la ordenanza no se “resguardan los intereses de los trabajadores que son “quienes absorben más riesgos y perciben menos ganancias”.

“El resultado es que quienes sólo viven del remiss tienen menos posibilidades de cambiar las unidades que aquellos que sólo tienen remises como inversión”, expresaron desde el PS.

Además, aseguraron que este tipo de medidas “tiende a la concentración del mercado en quienes no lo necesitan; es una política típica de planteos neoliberales. Un gobierno progresista que se rige por los principios de la justicia social debería centrarse en políticas que ayuden a la redistribución y no a la concentración”.

De todos modos, Marchionda resaltó que el transporte en Gualeguaychú debe ser analizado de manera general, porque no sólo los remises pueden causar accidentes o problemas, sino que los colectivos también están viejos y muchas veces en mal estado”.

Asimismo, el socialista opinó que “por este motivo, sería bueno que analicen todo el problema en general y no sólo se mire a los remises y a los colectivos nadie los regule”.

 

Cómo resolver el conflicto

Múltiples opciones se han puesto en práctica a la hora de resolver el conflicto de los remiseros, y hasta el momento la solución no ha sido definitiva. Desde el PS, expresaron que “hay que afrontar las causas de estas problemáticas en una nueva ordenanza para resolver el conflicto para siempre”, y opinaron que la norma “debe cambiarse, no para cambiar los modelos de los autos autorizados, sino las condiciones de trabajo de los remiseros que son la base del problema”.

Al respecto, Marchionda expresó que los trabajadores no cuentan con ningún tipo de respaldo o cobertura social, y que además deben recaudar “cerca de 300 pesos diarios para que les queden 90 en el bolsillo”. Asimismo, manifestó que “hay que tener en cuenta que todos los remiseros afectados por este ordenanza son personas a las que el mercado laboral ya no les da una oportunidad. Son hombres de entre 50 y 60 años, que dependen del remis porque son el sostén de una familia”.

 

¿Una tarifa común?

Tanto los remiseros al utilizar la Banca 14, como los integrantes del Partido Socialista, dialogaron sobre la posibilidad de fijar una tarifa común, que sería definida desde el municipio.

La iniciativa busca entre otras cosas, igualar la posibilidad de trabajo a las diferentes agencias.

 

Comentarios