Lauritto y Smaldone concurrieron por el gobierno. Peccin y Besel, por los gremios

Un acuerdo derivado del trabajo de la mesa paritaria de vivienda compuesta por representantes del gobierno provincial y de los gremios docentes fue suscripto ayer en el Ministerio de Trabajo, informó prensa gobernación.

Mediante la labor conjunta de los gobiernos nacional y provincial, la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer) y la Asociación del Magisterio de la Enseñanza Técnica (AMET) se avanzará en la edificación de 1.000 casas -500 en una primera etapa- en terrenos de los sindicatos.
La firma del acuerdo se realizó en un encuentro encabezado por los ministros de Educación, José Lauritto, y de Trabajo, Guillermo Smaldone, acompañados por funcionarios de ambas carteras, del Consejo General de Educación (CGE) y del Instituto Autárquico de Planeamiento y Vivienda (IAPV), entre otras autoridades.
Concurrieron los secretarios general de Agmer, Fabián Peccín, y adjunto de Amet, Andrés Besel, junto a miembros de los cuerpos directivos de ambos gremios y a representantes de seccionales de distintos puntos de la provincia que llegaron a la capital entrerriana para la firma del acuerdo, que constituye la respuesta a una demanda histórica del sector.
El acuerdo llega luego de seis meses de trabajo entre representantes de los gremios, de los Ministerios de Educación, Trabajo y Gobierno, del CGE y del IAPV, complementado con la intervención directa del gobernador Sergio Urribarri, que realizó gestiones ante la Secretaría de Vivienda de la Nación que posibilitaron el diseño del plan.
Las viviendas se construirán en el marco del programa federal Techo Digno, que implementa el organismo que conduce Luis Bontempo. El gobierno provincial se hará cargo de la ejecución de las obras y de la infraestructura básica. Los gremios aportan los terrenos, que están siendo relevados por el IAPV.
También se acordó, a pedido de Agmer, la constitución de una unidad coordinadora que realizará un seguimiento del plan, compuesta por los dos sindicatos intervinientes, más el Ministerio de Educación, el CGE y el IAPV.
En una primera etapa, serán 500 las casas que se construyan. Los adjudicatarios las pagarán en cuotas de 520 pesos en adelante que se ajustarán de acuerdo a la variación de los salarios y se descontarán por recibo de sueldo.

Apuesta a las paritarias
“Apostamos a la paritaria como herramientas sindical desde el inicio de nuestra gestión, sin saber si íbamos a obtener buenos resultados en lo que emprendíamos. Estamos contentos y satisfechos por la labor”, afirmó Peccín, de Agmer, al término del encuentro.
Destacó “el enorme trabajo desarrollado en todas las mesas paritarias, que insume un denodado esfuerzo de muchos compañeros. Este es un primer acuerdo en un tema muy sensible como es la vivienda. Es un logro y vamos por muchos más”.
Besel, de Amet, a su turno aseguró que su sindicato “está dispuesto a seguir trabajando siempre con el objetivo de beneficiar al trabajador” y señaló a la paritaria como “el marco adecuado para avanzar con aval social y mayor fuerza”.

Satisfacción de funcionarios
“Estamos muy contentos por semejante progreso”, indicó el ministro Smaldone, quien definió su rol como el de “mediador, dado que el Ministerio de Trabajo articuló el trabajo entre el Gobierno y los gremios”.

“Volvemos a destacar la importancia de las paritarias para la vida de las casi 40.000 personas que trabajan en el sector docente. Es la herramienta que nos permite seguir avanzando”, remarcó.
Laurito también dijo tener “mucha alegría por haber formalizado este acuerdo” y destacó la intervención del gobernador “para obtener un sistema de financiamiento que incluyera a todos los maestros entrerrianos que aún no tienen su casa propia”.