El martes pasado, el intendente Juan José Bahillo y el Rector de la UNER firmaron el convenio que colaboración mutua

A principios de semana, la Municipalidad de Gualeguaychú y la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER) firmaron un acuerdo de colaboración mutua, donde se pactó que nuestra ciudad sea sede de la carrera de Veterinaria, la cual se había prometido en un principio a Villaguay.

 

Por Carlos Riera

En la ciudad del centro de la provincia se había firmado en 2009 un convenio entre el Gobierno y la UNER para sumar la carrera de Veterinaria a la oferta educativa pero enterado que Gualeguaychú se había quedado con este plan, Adrián Fuertes escribió una dura e irónica carta en su Facebook donde le informaba a su comunidad que el proyecto para Villaguay había quedado trunco.

“No estoy enojado, estoy triste”, manifestó Adrián Fuertes, “se invirtieron 3 millones de pesos en una sede que va a quedar vacía”.

Fuertes indicó que en 2009 se firmó el mismo convenio con la Facultad de Ciencias de Alimentación de la UNER, con la presencia de la UBA, la UADER y la Universidad Nacional del Litoral. “En ese anuncio del 2009 se invirtieron 3 millones de pesos de fondos públicos de los contribuyentes entrerrianos para hacer la sede de la carrera y hace 48 horas atrás nos enteramos de que iba a Gualeguaychú”, comentó molesto.

Fuertes quiso aclarar que su “tristeza” no es con Gualeguaychú, incluso agregó que en su campaña política, su lema era que quería parecerse más a nuestra ciudad y que tomaría el modelo para Villaguay.

“En Gualeguaychú hubo un proceso de crecimiento durante 20 años, de una comunidad unida en un proyecto de ciudad que era ejemplo en la Argentina, yo me reflejo en Gualeguaychú, me enorgullece su organización”, aseguró el Intendente en diálogo con el programa Hoy por Hoy de Radio Cero.

“¿Es lógico que se anuncie una carrera en Villaguay en el año 2009 con la presencia de cuatro rectores y del gobernador y que tres años se ponga a 200 Kilómetros”, cuestionó Fuertes con un clara voz de impotencia.

Una vez enterado de la situación a través del Decano de la Facultad de Veterinaria de Esperanza (Santa Fe), se comunicó con el Rector de la UNER que le confirmó que la carrera se dictaría en Gualeguaychú y luego escribió esa dura carta en su Facebook “para informarle a la gente con todo respeto”.

Aunque no quiso admitirlo, Fuertes se notaba muy molesto no por el hecho en si, “porque se gana o se pierde” sino “por la falta de respeto, cómo no van a informar, el Rector de la UNER (Jorge Gerard) estaba presente con el Gobernador cuando se anunció en el año 2009”.

También bombardeó a Gualeguaychú con respecto a su poder político. Sin decirlo directamente, dio a entender que los lazos de Gualeguaychú con el Gobierno Nacional, a través del senador Guillermo Guastavino, son muy influyentes. “Yo no hablo con la Presidenta, no la conozco”, dijo Fuertes, aunque reconoció que esa mano política es “legítima”.

“Me parece una política educativa nefasta, errática y penosa, tengo un municipio que tiene empresas privadas y manejan las cosas de otra manera”, manifestó Fuertes, responsabilizando a las autoridades académicas que estuvieron presentes en la firma del convenio en 2009, de las cuales se siente traicionado.

“Lo que me molesta es la dilapidación de fondos públicos, que se haya gastado una cosa en el 2009 y que en un proceso de 48 o 72 horas se cambie todo”, cuestionó el Intendente de Villaguay.

“Con la comunidad entera vamos a seguir trabajando, crearemos otro proyecto educativo”, señaló el Jefe Comunal y comparó su ciudad con Gualeguaychú, “no tenemos la oportunidad de tener obras públicas frondosas, tampoco estamos al lado de la ruta 14, no tenemos la oportunidad de turismo porque no tenemos río por eso defendemos mucho estas cosas porque nos hacen crecer como ciudad, buscamos otras variantes, a nosotros todo nos cuesta el doble, somos nosotros nada más”.

“Cuando me pongo a pelear alguna cuestión con Paraná, Concordia, Concepción del Uruguay o Gualeguaychú, la pierdo”, afirmó Fuertes y explicó que en su ciudad, por este mismo motivo, son “autosuficientes”. “Nosotros tenemos superavit porque aprendimos a gestionar así, nadie llama por nosotros. Somos solo nosotros”, se consoló.