“María América Barbosa”: Una escuela que sueña y crece

escuelabarbosaLos proyectos, sueños y realizaciones tienen nombre particular y nombre colectivo. Estamos frente a un ejemplo de sueño cumplido. El largo e intenso peregrinar desde su creación dio sus frutos, pero hubo mucha gestión y acuerdos para lograr las conquistas que parecían imposibles. La realidad de la Escuela María A. Barbosa es diga de mostrarse hoy.



Por Osvaldo J. Sosa

Demandas y respuestas educativas
A partir del año 1985, se comienzan a fundar escuelas secundarias barriales. Hasta esos años funcionaban en nuestra ciudad, el Colegio Nacional que siempre se destacó por formar dirigentes, la Escuela Normal “Olegario V. Andrade”, formadora de docentes y las Escuelas Técnicas que ofrecían diferentes oficios. A estos establecimientos concurrían, en su mayoría, alumnos de clase media.

La fuerte expansión de la ciudad y el gran crecimiento poblacional genera la necesidad de la creación de escuelas secundarias barriales para “contener” a los chicos de esos territorios, quiénes pasaban muchas horas del día en la calle, porque, posiblemente, no tenían los medios suficientes para ir a las escuelas “del centro”.

En el año 1993,  un grupo de padres de los complejos de viviendas Nº 114, 62, 338 y 348, forman la Comisión Pro Colegio Secundario y gestionaron ante las autoridades políticas de aquel entonces, la creación de un colegio secundario. Las acciones realizadas por esa comisión dieron sus frutos. En el año 1994 se crea por decreto Nº 896/94 una Unidad Educativa a la que se le otorga el Nº 131.

Se convocó a un concurso abierto para cubrir el cargo de Director. El mismo fue adjudicado a la profesora Elida Doello de Almirón. El 30 de marzo de ese año comenzó a funcionar con dos divisiones de primer año y la escuela recibió el nombre “María América Barbosa”.

La instalación original fue en el Barrio Arturo Illia. El Colegio Secundario emprendió sus actividades en las instalaciones de la Escuela Nº 114, en el turno noche.

Con el paso de los meses se comienza a observar malestar en la comunidad toda (vecinos, alumnos y ambas instituciones). La escuela primaria donde funcionaba la escuela nº 131 está ubicada en el centro del complejo habitacional denominado comúnmente como Barrio 140 viviendas y revisando la historia de su emplazamiento allí se sabe que este lugar estaba destinado para la plaza de ahí es posible interpretar que el edificio escolar es un obstáculo para el desarrollo de actividades educativas.

La etapa de relocalización
Ambas escuelas se encuentran prácticamente en los patios de las viviendas lo que ocasionaba distintos altercados con los vecinos.  Éstos fueron los motivos que impulsan a la Directora, los primeros docentes y los padres para realizar nuevas gestiones con vista a lograr una nueva relocalización de la escuela en la zona de influencia. Lo primero que se hace, es realizar una investigación en la zona con encuestas, cuyo objetivo era conocer si los padres mandarían sus hijos de 11 años a ese colegio. Un gran porcentaje contestó que no, porque era inseguro el barrio y el horario nocturno de funcionamiento entorpecía esta situación.

Se busca en la zona otro lugar donde pudiera funcionar el colegio. Se pone en contacto con la Directora de la escuela primaria Nº 68, Sra. Silvia Del Valle de Rivollier, para ver si se podía insertar esta nueva comunidad en el edificio. Ese objetivo se dificultaba porque estaba funcionando allí junto con la Escuela Nº 68   el Hogar de Niñas, “José León Torres”. Si bien Silvia Del Valle  veía con optimismo el compartir espacio con esta escuela secundaria no contaba con un lugar suficiente, cosa que podía resolverse con la cesión de espacios de parte del Hogar de Niñas, teniendo en cuenta que gran parte del edificio no se utilizaba  debido a la disminución de la población de menores atendidas allí.

En el año 1995 se dispone su traslado al edificio de la Escuela Nº 115 “La Milagrosa” en el turno de la tarde. El cambio al nuevo barrio fue notable porque aumentó la matrícula, concurrieron más chicos de otros barrios y se avanzó en la integración. Fue allí, en su segundo año de vida que se comenzaron a concretar logros en el campo educativo y en el campo social. En el año 1996 se incorpora un Anexo BAPA para adultos y en el año 1997 se organiza un evento socioeducativo el Rally Educativo, que se mantiene hasta la actualidad y consiste en Posta Temáticas  sobre nuestra ciudad y certámenes de números artísticos y culturales, protagonizados por estudiantes de los colegios secundarios públicos , privados y rurales. Actualmente es un evento emblemático de la escuela que se realiza todos los años en el Corsódromo y ha sido declarado de interés Municipal y Provincial.

Luego de un arduo trabajo y presentación de un Proyecto Educativo abarcativo, se logra, en el año 1996, la firma de un decreto para que la institución funcione en el edificio del Hogar de Niñas. Pero, recién en el año 1998 en víspera de la aplicación de la Nueva Ley, se autoriza a funcionar con los cuatro 7º nuevos en el  edificio de la Escuela Nº 68. Esta decisión significó un primer avance en relación al proyecto original, que seguía vigente.

Al finalizar el ciclo de 1998, la Escuela vio sus frutos con la primera promoción del turno tarde “Bachilleratos con Orientación en Humanística y Ciencias Sociales”. En el año 1999 se comienza con los 7º en el  edificio José León Torres y con el resto en el de la Escuela Nº 115. Esto dificultaba notablemente la tarea educativa.

Fueron numerosos los motivos que trascendieron para que en poco tiempo se lograra unificar la institución y su funcionamiento en el mismo edificio. La escuela estaba ante un dilema, pero no podía perder la oportunidad estratégica de ubicarse parcialmente en el edificio que tanto anhelaba. Aceptó la decisión con el apoyo del cuerpo de docentes aunque una vez ubicados en el nuevo edificio no tardó en solicitar el traslado de las otras divisiones, en el marco de una Jornada Institucional.

La EPNM Nº 131 “María América Barbosa”, se ubica en un ala del edificio José León Torres, con diez divisiones de EGB 3 y Polimodal.


Un proyecto educativo consolidado

El Proyecto Institucional de la Escuela “María América Barbosa” toma un gran impulso. De 10 divisiones pasa en poco tiempo a tener 16. En esa construcción en expansión enfrenta las dificultades que trajo la convivencia con el Hogar de Menores que en principio no estaba de acuerdo a la reubicación de otra Institución, aunque a su vez planteaba la poca funcionalidad del edificio para el trabajo de minoridad por lo que requería la construcción de un edificio nuevo para su funcionamiento. La incorporación de la Señora Viviana Assi, en la conducción del Hogar, significó un avance hacia una convivencia armoniosa con las dos Instituciones educativas. Año a año se consensuaban la distribución y la cesión  de espacios. Conjuntamente se elaboró un equipo de gestión para lograr una solución equitativa para todas las instituciones involucradas. Finalmente se concluye en la necesidad de que las escuelas usen el edificio por ser este más funcional para Educación, pero siempre y cuando se construya en el mismo predio de un edificio  más acorde al abordaje de menores en el contexto de la Nueva Ley de Minoridad.

Se  aprueba finalmente durante el año 2008 el Proyecto para la construcción de la Casa – Hogar, con el fin de destinar el actual edificio para la Escuela Secundaria Nº 131 “María América Barbosa” y Escuela Primaria Nº 68 “Fray Mamerto Esquiú”. La obra comenzó durante el mes de julio del corriente año y  se estableció un plazo de construcción de 6 meses.

Las instituciones manifiestan su satisfacción por la concreción de esta gestión sobre todo porque consideran que se logró una mejora que no dejó en situación de desigualdad a ninguna de ellas. Si bien fue dificultosa la gestión y por momentos parecía difícil de lograr, permitirá un mejor funcionamiento para las escuelas, que tendrán la posibilidad de ampliar su propuesta educativa y también, el Hogar que podrá aplicar otras estrategias para la atención de menores en riesgo social sin perder las raíces que la aferran al lugar y a la comunidad.

Comentarios