Un hombre de nacionalidad chilena transportaba carne desde Uruguay al país trasandino pero cerca del ingreso a Aldea San Antonio fue abordado por delincuentes que se llevaron el rodado y su carga. Ataron al conductor a un árbol y le dejaron 15 mil pesos.

El conductor de 59 años debió ser atendido en el hospital Sagrado Corazón de Jesús de Basavilbaso por el cuadro de hipotermia con el que fue rescatado. Permaneció maniatado a un árbol desde las 19  hasta aproximadamente las 2, cuando fue encontrado por cazadores que escucharon los desesperados gritos de auxilio.

Según explicó a elDía Jorge Cancio, responsable de la Comisaría de Basavilbaso, “el hombre fue encontrado en una zona rural entre Rocamora y Rosario del Tala pero fue abordado por los delincuentes en inmediaciones a la entrada de Aldea San Antonio”.

Tras ser rescatado por los cazadores, concurrió a la Comisaría de Rocamora a realizar la denuncia pero debido a su estado poco fue lo que pudo aportar. De allí fue trasladado al hospital de Basavilbaso y recién ayer por la tarde brindó más detalles de lo ocurrido.

Según lo que denunció el damnificado, Luis Eduardo Contreras, fue interceptado por dos camionetas cuando transitaba por la ruta provincial N°20 y a punta de pistola fue obligado a entregar el transporte.

Contreras manejaba un camión Freightliner con una cámara frigorífica Gran Danés, perteneciente a la empresa de transporte chilena Allende LTDA. Se dirigía desde Uruguay hacia Iquique, y llevaba una importante cantidad de carne de exportación, valuada en una considerable suma de dinero.

El conductor declaró en Comisaría que fue interceptado por dos camionetas, una Toyota Hilux color negra y otra marca Nissan color roja. Sus ocupantes lo abordaron y lo dejaron sin el camión sobre Ruta Provincial Nº 39 a la altura del kilómetro 208, cercano de la localidad de Rocamora.

Contreras había ingresado a la Argentina a través del paso por el puente Internacional General José de San Martín y al llegar a la ruta 136 se percató que no se encontraba el auto de seguridad que lo acompañaría en el viaje hasta Chile. Inmediatamente se comunicó con la empresa exigiendo ser escoltado como en otras oportunidades pero recibió la orden de continuar tal como estaba previsto, atravesando el túnel subfluvial Uranga-Silvestre Begnis, y las provincias de Santa Fe, Córdoba, San Luis y Mendoza, para hacer paso por el Cristo Redentor hacia la República de Chile.

En la declaración de ayer por la tarde se conoció un dato no menor acerca del caso. Luego de ser asaltado y maniatado a un árbol, los delincuentes le entregaron 15 mil pesos argentinos y una suma similar en moneda chilena, para que se “manejara después de su rescate”.

Conocido el hecho, las primeras investigaciones fueron realizadas por las Jefaturas Departamentales de Gualeguaychú y de Concepción del Uruguay, que teniendo en cuenta los datos aportados por el damnificado, en principio se descartó de lleno la posibilidad que se haya tratado de un robo al “boleo”.

Actualmente no se descarta ninguna hipótesis pero la principal línea investigativa que se maneja es que los delincuentes habían realizado una ardua tarea de investigación con anterioridad y tenían datos precisos acerca de la carga que transportaba el vehículo, con lo cual se suprime la posibilidad que los asaltantes sean de la zona donde se registraron los hechos.

Hay que aclarar que Contreras fue dado ayer de alta por los médicos que lo atendieron en el hospital Sagrado Corazón de Jesús y desde ese momento quedó afectado a la investigación policial. Incluso fue llevado a la zona donde supuestamente fue maniatado porque una de las dudas policiales está relacionada a que su seguridad no haya estado presente en el viaje.