La chimenea de Botnia no cesa de funcionar. Los problemas entre Argentina y Uruguay tampoco

El planteo de la comunidad por Botnia UPM no cesa. Ahora, el gobierno argentino exige a su par uruguayo que cumpla con el acuerdo. El intendente Bahillo reclama resultados del monitoreo “sino habrá que ir nuevamente a La Haya”. La Asamblea Ambiental sigue reclamando el cierre de la planta.

Rubén Skubij

La producción de Botnia UPM continúa lo que produce contaminación en el río Uruguay y el medio ambiente. Por disposición de la Corte Internacional de La Haya, Argentina y Uruguay conformaron el Comité Científico que ha ingresado en 14 oportunidades a la planta. Pero de eso nada se sabe.

Pasaron los meses y la falta de información empezó a molestar al gobierno nacional ante situaciones que la Asamblea Ambiental nunca dejó de protestar.

En los últimos días se conocieron posiciones más duras, tanto que el propio canciller Héctor Timerman elevó una nota al vecino país. Sobre el tema, el intendente Juan José Bahillo manifestó al programa Hoy por Hoy de Radio Cero que el municipio “respalda y acompaña las acciones de exigir las limitaciones en el volumen de la producción de Botnia, también por el acceso a la información”.

Consideró que “esto no es de manera casual o fortuita, hay una acción deliberada y totalmente planificada de funcionarios uruguayos que obstaculizan y entorpecen el funcionamiento del comité científico. Acá han venido a inspeccionar y monitorear la desembocadura del río Gualeguaychú y las autoridades argentinas no pusieron ningún impedimento, si hay alguna cuestión a corregir es nuestra obligación como autoridad tomar las decisiones que correspondan”.

Sostuvo que la apertura y responsabilidad institucional “que tenemos del lado argentino no es recíproco del uruguayo, todo lo contrario”. Dijo que “no entiendo por qué un funcionario público tiene acciones y actitudes que en vez de preservar a la comunidad, al medio ambiente y la salud de los vecinos, protege los intereses de una empresa en principio”.

Aclaró que la ciudad “va a exigir conocer la información. Tuvimos una reunión con los concejales, ellos iniciarán acciones en este sentido”.

- ¿Cómo están las relaciones con el intendente Lafluff?

No hay ningún tipo de contacto.

- ¿Esto es a raíz de todo lo que ha sucedido o porque un día se cortó la comunicación?

No, nunca hubo. Yo en lo personal tuve muy poca comunicación con Lafluff, en casi cuatro años y medio pude hablar en tres oportunidades con él lo cual es prácticamente nada siendo un intendente de la ciudad vecina.

Esto está en el marco de un conflicto, la región está en un conflicto por el funcionamiento de Botnia en ese lugar. A partir del veredicto de La Haya debe ser gestionado y llevado adelante a través de la CARU y ambas cancillerías.

En lo social lo veo con buenos ojos; la verdad, celebro y me alegra que se hayan recuperado los términos de buena vecindad entre vecinos argentinos y uruguayos, el efecto no deseado del conflicto.

“Ir a La Haya nuevamente”
Bahillo recordó que “los vecinos de Gualeguaychú tienen el derecho de conocer y no vamos a cesar en este reclamo de tener  la información. Después, una vez que accedamos, ahí se ameritará qué es lo que se va a pedir y exigir. Si la información nos está diciendo lo que sostenemos de hace tiempo como comunidad, que es el carácter perjudicial y contamínate de Botnia, habrá que exigirle al Uruguay que tome las medidas correspondientes para que esto no suceda hasta llegar -en la medida que corresponda- a la clausura de la fábrica si así se entendiera”.

Aclaró que “hay que agotar la vía diplomática e institucional. Si lamentablemente estas negociaciones no dan resultado, como ocurrió en otras oportunidades, y si la información lo amerita y justifica, habrá que solicitar ir a La Haya nuevamente. Esto hay que decirlo con todas las letras”.

El intendente enfatizó: “no hay que descartar nada, mantenerse muy firme. Y este objetivo es el que la comunidad ha solicitado y que uno debe llevar adelante porque -aparte- lo comparte en defensa de la preservación del medio ambiente; no hay que agotar ninguna vía ni hay que resignar ningún instrumento en el marco de la institucionalidad y de la legalidad”.

Presentación de concejales
El bloque de concejales del Frente para la Victoria presentará el jueves una minuta de comunicación solicitando información sobre la producción de Botnia. Martín Piaggio expresó que “el

gobierno uruguayo a través de algunos funcionarios ha ido poniendo obstáculos  a la hora de dar a conocer los informes. Por eso vamos a solicitar a la cancillería argentina y a la CARU, en especial, la información porque es un derecho de los gualeguaychuenses. Además, que la comisión binacional de científicos comunique sobre los estudios que se vienen llevando a cabo”.

- ¿La parte argentina tampoco da cuenta?

En el acuerdo de Anchorena se plantea una comisión binacional que mociona en el ámbito de la CARU que es de las dos cancillerías y para hacer los informes correspondientes se necesita la redacción conjunta de los mismos.

Del Estado del uruguayo siempre se pusieron obstáculos en relación a esto. Estamos en una vía diplomática para buscar una solución a este conflicto y las pruebas correspondientes tal como lo determinó el fallo de La Haya.

“No queda otro camino”
La Asamblea Ambiental sigue con atención los últimos pasos dado por el gobierno argentino. Gustavo Rivollier precisó a elDía que “sobre el tema de La Haya soy un convencido que hay suficiente para hacer. Qué otra alternativa queda frente a Uruguay que borra con el codo lo que escribió con la mano. ¿Qué otro remedio te queda que ir nuevamente a una corte?”.

Aclaró que le preocupa “muchísimo que Argentina no publique los datos y que entrevere. Si bien todo tiene que ver con todo, el problema del Río de la Plata es una cosa y Botnia otra. El problema nuestro es más difícil de tratar porque acá estamos con un tema grave de contaminación”.

- ¿El gobierno está haciendo lo que siempre reclamó la asamblea?

En realidad lo que están haciendo algunos funcionarios del gobierno. Queremos que oficialmente se de a conocer lo del comité binacional y eso no lo está haciendo. Queremos que Cancillería, CARU o quién sea publique lo que está trascendiendo a través de la palabra de Guastavino y de Bahillo.

Nosotros sabíamos que contaminaba. El gobierno está diciendo lo que hemos sostenido durante mucho tiempo. No alcanza con decir, ahora hay agregar qué pasos se darán, no obstante de pedir que se avance en el cierre definitivo de esta planta contaminante.