Trasladaron a Pablo Bernhardt al Fleni

Pablo fue examinado por nueve médicos en su arribo al Instituto, quienes brindarán un diagnóstico en una semana

El joven de 17 años que se encontraba internado en el Sanatorio Adventista de Villa Libertador General San Martín finalmente fue trasladado ayer por la mañana a la Fundación para la Lucha contra las Enfermedades Neurológicas de la Infancia (Fleni)

Después de mucho batallar con la obra social para que reconociera la enfermedad de Pablo, su familia logró que sea trasladado al “Instituto de Rehabilitación y de Educación Terapéutica” que funciona en el kilómetro 53 de la Ruta Nacional Nº9, en la localidad de Escobar.

Pablo Bernhardt fue llevado en una ambulancia de alta complejidad en medio de una fuerte tormenta, que “por momentos no se veía nada, desde Puiggari hasta Gualeguay”, contó Juan Pablo Bernhardt, padre de Pablo.

Pablo descansa desde ayer temprano en una cama del Instituto en Escobar que se dedica a la rehabilitación de adultos y niños con problemas físicos, intelectuales y emocionales. En este lugar funcionan dos centros, uno de rehabilitación y terapéutico para niños y adolescentes.

Cada paciente es atendido por un equipo interdisciplinario conformado por médicos, kinesiólogos, terapistas ocupacionales, psicólogos, psiquiatras, fonoaudiólogos, asistentes sociales y con una infraestructura especialmente diseñada para brindar tratamientos de rehabilitación intensivos e integrales, con planos terapéuticos individuales.

En definitiva, Pablo se encuentra en el mejor lugar de la Argentina para tratar el virus que se alojó en su corazón y que posteriormente se trasladó a su cerebro, desde hace casi cuatro meses.

El padre del joven contó que apenas llegaron al Instituto le practicaron una serie de estudios y que el diagnóstico lo conocerán dentro de una semana. “Acá estamos en el primer mundo, esto es otra cosa, hay otro nivel, Pablo tiene nueve doctores atendiéndolo, uno en cada especialidad”, relató asombrado el padre por la atención que habían recibido en sus primeras horas de internación.

Juan Pablo aclaró que hasta el momento la familia no está necesitando nada y que se las están arreglando bien, pero no dejó de agradecer a la comunidad de Gualeguaychú todo lo que han hecho por su familia. Además informó que los gastos en el sanatorio de Puiggari fueron cubiertos en su totalidad gracias a la ayuda desinteresada de un importante empresario de la ciudad.

Comentarios